.

.

Gabriel pudo conocer por fin a todos sus ídolos de su equipo de fútbol, el Real Madrid. Pasó una mañana genial con todos ellos en Valdebebas.
Darío recibió el mejor regalo de reyes que podía imaginar, ¡¡¡una guitarra eléctrica alucinante!!!

Páginas